EL JUICIO DE LOS VIVOS

EL JUICIO DE LOS VIVOS

parte 1

Texto de meditación:

“Escudriñad las Escrituras,” fue el mandato del Maestro. Muchos han perdido gran beneficio por haber descuidado este deber. Cuando investigamos la Palabra de Dios los ángeles están a nuestro lado, reflejando los claros rayos de la luz sobre sus sagradas páginas. Las Escrituras se dirigen al hombre como a alguien que tiene la facultad de elegir entre lo correcto y lo erróneo; le hablan por medio de amonestaciones, reproches, ruegos y expresiones de estímulo. La mente debe ejercitarse en las solemnes verdades de la Palabra de Dios, o de otra manera se debilitará. Tenemos la verdad presentada por medio de publicaciones, pero no es suficiente confiar en los pensamientos de otros hombres. Debemos examinar por nosotros mismos, y aprender las razones de nuestra fe, comparando un pasaje con otro. Tomad la Biblia, y sobre vuestras rodillas rogad a Dios que ilumine vuestra mente. Si estudiáramos diligentemente y con oración la Biblia día tras día, veríamos cotidianamente alguna hermosa verdad bajo una luz nueva, clara y vigorosa. ­ Review and Herald, del 4 de marzo de 1884”. – Consejos sobre la obra de la Escuela Sabática Pág 23 y 24

Oración                            

Introducción

Como pueblo adventista en su mayoría estamos familiarizados con el juicio investigador de los muertos que dio inicio al fin de los 2300 años profetizado por Daniel 8:14.

Es el propósito de este estudio profundizar el tema del juicio en la sección sobre los vivos.

El Juicio

¿Quiénes son juzgados en el juicio que comenzó en 1844, el mundo o el pueblo?

“Así en el gran día de la expiación final y del juicio, los únicos casos que se consideran son los de quienes hayan profesado ser hijos de Dios.  El juicio de los impíos es obra distinta y se verificara en fecha posterior”. – Conflicto de los Siglos Pág 534.

En esta cita encontramos que los únicos casos que están siendo revisados son de todos aquellos que desde Adán hasta el tiempo del fin han profesado ser hijos de Dios.  En otras palabras ninguno de los que no hayan profesado ser parte del pueblo de Dios pasará en este juicio.

Juicio de Impíos es diferente

El Juicio de los impíos, como hemos leído se llevará a cabo en una fecha posterior, eso es al fin de los mil años.

“En el congreso general de los creyentes en la verdad presente que se celebró en Sutton, Vermont, en septiembre de 1850, me fue mostrado que las siete últimas plagas serán derramadas después que Jesús salga del santuario.  Dijo el ángel: “La ira de Dios y del Cordero es lo que causa la destrucción o muerte de los impíos.  Al oír la voz de Dios, los santos serán poderosos y terribles como un ejército con banderas, pero no ejecutarán entonces el juicio escrito.  La ejecución del juicio se producirá al fin de los mil años.” –  Primeros Escritos Pág 52.

Juicio de los muertos

El juicio que se lleva a cabo en el cielo desde 1844 investiga los casos de todos los muertos que profesaron ser hijos de Dios; siendo de que ellos están muertos, ellos no están presentes en el juicio, esto nos lleva a ver de que el juicio en sí involucra una revisión de sus casos escritos en el libro de la vida (Apocalipsis 5:1 y Daniel 7:9-10).  Aquellos que pasen esta revisión (juicio) resucitaran en 1 Tesa 4:16.

”Todos los muertos en Cristo resucitarán primero”, contrario a los que no pasaron el juicio no resucitan sino hasta la resurrección de los impíos después de los mil años para recibir su paga Apoc 20:5-6.

“Los libros del cielo, en los cuales están consignados los nombres y los actos de los hombres, determinarán los fallos del juicio. El profeta Daniel dice: “El Juez se sentó, y los libros se abrieron.” San Juan, describiendo la misma escena en el Apocalipsis, agrega: “Y otro libro fue abierto, el cual es de la vida: y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.” (Apocalipsis 20: 12.)

El libro de la vida contiene los nombres de todos los que entraron alguna vez en el servicio de Dios. Jesús dijo a sus discípulos: “Gozaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.” (S. Lucas 10: 20.) San Pablo habla de sus fieles compañeros de trabajo, “cuyos nombres están en el libro de la vida.” (Filipenses 4: 3.) Daniel, vislumbrando un “tiempo de angustia, cual nunca fue,” declara que el pueblo de Dios será librado, es decir, “todos los que se hallaren escritos en el libro.” (Daniel 12: 1.) Y San Juan dice en el Apocalipsis que sólo entrarán en la ciudad de Dios aquellos cuyos nombres “están escritos en el libro de la vida del Cordero.” (Apoc. 21: 27.)

Delante de Dios está escrito “un libro de memoria,” en el cual quedan consignadas las buenas obras de “los que temen a Jehová, y de los que piensan en su nombre.” (Malaquías 3: 16, V.M.) Sus palabras de fe, sus actos de amor, están registrados en el cielo. A esto se refiere Nehemías cuando dice: “¡Acuérdate de mí, oh Dios mío, . . . y no borres mis obras piadosas que he hecho por la Casa de mi Dios!” (Nehemías 13: 14, V.M.) En el “libro de memoria” de Dios, todo acto de justicia está inmortalizado. Toda tentación resistida, todo pecado vencido, toda palabra de tierna compasión, están fielmente consignados, y apuntados también todo acto de sacrificio, todo padecimiento y todo pesar sufridos por causa de Cristo. El salmista dice: “Tú cuentas los pasos de mi vida errante: pon mis lágrimas en tu redoma: ¿no están en tu libro?” (Salmo 56: 8, V.M.)

Hay además un registro en el cual figuran los pecados de los hombres. “Pues que Dios traerá toda obra a juicio juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.” (Eclesiastés 12: 14, V.M.) “De toda palabra ociosa que hablaren los hombres, darán cuenta en el día del juicio.”   Dice el Salvador: “Por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.”   (S. Mateo 12: 36, 37, V.M.) Los propósitos y motivos secretos aparecen en el registro infalible, pues Dios “sacará a luz las obras encubiertas de las tinieblas, y pondrá de manifiesto los propósitos de los corazones.” (1 Corintios 4: 5, V.M.) “He aquí que esto está escrito delante de mí: . . . vuestras iniquidades y las iniquidades de vuestros padres juntamente, dice Jehová.”   (Isaías 65: 6, 7, V.M.)

La obra de cada uno pasa bajo la mirada de Dios, y es registrada e imputada ya como señal de fidelidad ya de infidelidad. Frente a cada nombre, en los libros del cielo, aparecen, con terrible exactitud, cada mala palabra, cada acto egoísta, cada deber descuidado, y cada pecado secreto, con todas las tretas arteras. Las admoniciones o reconvenciones divinas despreciadas, los momentos perdidos, las oportunidades desperdiciadas,  la influencia ejercida para bien o para mal, con sus abarcantes resultados, todo fue registrado por el ángel anotador.

La ley de Dios es la regla por la cual los caracteres y las vidas de los hombres serán probados en el juicio. Salomón dice: “Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es la suma del deber humano. Pues que Dios traerá toda obra a juicio.” (Eclesiastés 12: 13, 14, V.M.) El apóstol Santiago amonesta a sus hermanos diciéndoles: “Así hablad pues, y así obrad, como hombres que van a ser juzgados por la ley de libertad.” (Santiago 2: 12, V.M.)

Los que en el juicio “serán tenidos por dignos,” tendrán parte en la resurrección de los justos. Jesús dijo: “Los que serán tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo venidero, y la resurrección de entre los muertos, . . . son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección.”   (S. Lucas 20: 35, 36, V.M.) Y además declara que “los que hicieron bien saldrán a resurrección de vida.” (S. Juan 5: 29.) Los justos ya muertos no serán resucitados más que después del juicio en el cual habrán sido juzgados dignos de la “resurrección de vida.” No estarán pues presentes en persona ante el tribunal cuando sus registros sean examinados y sus causas falladas.” – Conflicto de los siglos pg. 534-536.

“En el tiempo señalado para el juicio -al fin de los 2.300 días, en 1844- empezó la obra de investigación y el acto de borrar los pecados. Todos los que hayan profesado el nombre de Cristo deben pasar por ese riguroso examen. ” – Conflicto de los siglos pg. 540.

Sabiendo que el juicio de los muertos comenzó en 1844, La gran pregunta para nosotros hoy seria ¿cuándo comienza el juicio de los vivos?

El Juicio de los Vivos

“En el tiempo señalado para el juicio -al fin de los 2.300 días, en 1844- empezó la obra de investigación y el acto de borrar los pecados. Todos los que hayan profesado el nombre de Cristo deben pasar por ese riguroso examen. Tanto los vivos como los muertos deben ser juzgados “de acuerdo con las cosas escritas en los libros, según sus obras.” – Conflicto de los siglos pg. 540.

“Solemnes son las escenas relacionadas con la obra final de la expiación.  Incalculables son los intereses que ésta envuelve.  El juicio se lleva ahora adelante en el santuario celestial.  Esta obra se viene realizando desde hace muchos años.  Pronto nadie sabe cuándo- les tocará ser juzgados a los vivos.  En la augusta presencia de Dios nuestras vidas deben ser pasadas en revista.  En éste más que en cualquier otro tiempo conviene que toda alma preste atención a la amonestación del Señor: 545 “Velad y orad: porque no sabéis cuándo será el tiempo.” “Y si no velares, vendré a ti como ladrón, y no sabrás en qué hora vendré a ti.” (S.  Marcos 13:33; Apocalipsis 3:3) – Conflicto de los siglos pg. 544,545.

“A medida que los libros de memoria se van abriendo en el juicio, las vidas de todos los que hayan creído en Jesús pasan ante Dios para ser examinadas por él. Empezando con los que vivieron los primeros en la tierra, nuestro Abogado presenta los casos de cada generación sucesiva, y termina con los vivos.” Conflicto de los siglos pg. 536.

Hasta este momento aún estamos en el período del juicio de los muertos y aunque si sabemos que viene el juicio de los vivos, la inspiración es clara al decir que nadie sabe cuándo.

Donde es el Juicio de los vivos

Pregunta.  ¿Dónde comienza este juicio?

“Porque es tiempo de que el juicio empiece por la casa de Dios.  Y si empieza primero por nosotros, ¿cuál será el fin de los que no obedecen al evangelio de Dios?”  –  1 Ped. 4:17.

Como vemos este juicio comienza en y por la casa de Dios, “su iglesia”.

El Juicio de los Vivos es Una separación

Así como en el cielo el juicio de los muertos involucra una separación dentro de todos los nombres que profesaron ser pueblo de Dios, una separación de los que fueron infieles de los fieles en la iglesia del pasado, de igual manera entre los vivos habrá una separación no solo de nombres sino literalmente entre fieles de los infieles en la casa de Dios, la iglesia en la tierra .

Cristo lo describe de la siguiente manera:

“‘Dejad crecer juntos lo uno y lo otro hasta la siega. Y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla, pero juntad el trigo en mi granero'”. – Mateo 13:30.

Una separación entre el Pueblo de Dios en la Tierra

“El profeta dice: “¿Pero quién es capaz de soportar el día 478 de su advenimiento? ¿y quién podrá estar en pie cuando él apareciere? porque será como el fuego del acrisolador, y como el jabón de los bataneros; pues que se sentará como acrisolador y purificador de la plata; y purificará a los hijos de Leví, y los afinará como el oro y la plata, para que presenten a Jehová ofrenda en justicia.” (Malaquías 3: 2, 3, V.M.) Los que vivan en la tierra cuando cese la intercesión de Cristo en el santuario celestial deberán estar en pie en la presencia del Dios santo sin mediador. Sus vestiduras deberán estar sin mácula; sus caracteres, purificados de todo pecado por la sangre de la aspersión. Por la gracia de Dios y sus propios y diligentes esfuerzos deberán ser vencedores en la lucha con el mal. Mientras se prosigue el juicio investigador en el cielo, mientras que los pecados de los creyentes arrepentidos son quitados del santuario, debe llevarse a cabo una obra especial de purificación, de liberación del pecado, entre el pueblo de Dios en la tierra. Esta obra está presentada con mayor claridad en los mensajes del capítulo 14 del Apocalipsis.” – Conflicto de  los siglos pg. 477,478.

Esta separación de cizaña y trigo es lo mismo que el juicio tanto de los muertos como de los vivos. Uno en nombres en el libro de vida santuario celestial y el otro literalmente en la iglesia, el santuario terrenal.

Algo importantísimo de notar es que en los libros del cielo los que hayan sido infieles de los muertos sus nombres serán quitados del libro de la vida. “En 1844, nuestro gran Sumo Sacerdote entró en el lugar santísimo del santuario celestial para comenzar la obra del juicio investigador. Han estado siendo examinados delante de Dios los casos de los muertos justos. Cuando se complete esa obra, se pronunciará juicio sobre los vivientes.”  – Mensaje selectos tomo 1 pg. 145, 146.

Lo mismo ocurrirá en el juicio de los vivos, en otras palabras la cizaña en la iglesia será arrancada como sucede en el caso de los nombres de los muertos que aceptarán a Cristo pero que fueron infieles en el cielo. El espíritu de profecía lo afirma así:

La separación hecha por Ángeles de Dios

El hombre finito está propenso a juzgar mal el carácter, pero Dios no confía la obra de juzgar y hacer un pronunciamiento sobre el carácter a aquellos que no están capacitados para ello.  Nosotros no hemos de decir qué constituye el trigo, y qué constituye la cizaña.  El tiempo de la siega determinará plenamente el carácter de las dos clases especificadas bajo el símbolo de la cizaña y el trigo.  La obra de separación es dada a los ángeles de Dios; no se la encomienda a las manos de algún hombre”. – Testimonios para los Ministros Pág 47

Es importante que entendamos que esta separación de trigo y cizaña en la iglesia es llamado el juicio de los vivos lo cual será ejecutado por los ángeles de Dios, los segadores. “El enemigo que la sembró es el diablo, la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.” – Mateo 13:39.

Juicio de los vivos

Parte 2

El consejo de Dios es,  “Léase el capítulo noveno de Ezequiel.” – Joyas de los Testimonio tomo 1 pg. 336.

La separación del trigo y la cizaña por los ángeles de Mateo 13:30,39 es la misma presentada aquí por el profeta Ezequiel 9 como sigue  “Pasa por la ciudad, por en medio de Jerusalén, y pon una señal en la frente de los hombres que gimen y claman a causa de todas las abominaciones que se cometen en ella”. Y a los otros oí que les dijo: “Pasad por la ciudad en pos de él, y matad sin lástima ni compasión. “Matad a viejos, jóvenes, doncellas, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno. Pero no toquéis a ninguno que tenga la señal. Y empezad desde mi Santuario”. Empezaron, pues, desde los ancianos que estaban ante el templo” – Ezequiel 9:4-6.

La inspiración es clara y nos dice:

“El que preside sobre su iglesia y los destinos de las naciones, está llevando adelante la última obra que debe realizarse en favor de este mundo. A sus ángeles les da la comisión de ejecutar sus juicios.  Despierten los ministros, háganse cargo de la situación. La obra del juicio comienza en el santuario. “Y he aquí que seis varones venían del camino de la puerta de arriba que está vuelta al aquilón, y cada uno traía en su mano su instrumento para destruir y, entre ellos, había un varón vestido de lienzos, el que traía a su cintura una escribanía de escribano, y entrados paráronse junto al altar de bronce”.  Leed Ezequiel 9: 2-7.  El mandato es: “Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: mas a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario.  Comenzaron pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo”  Dijo Dios: “El camino de ellos tornaré sobre su cabeza”. – Testimonios para los Ministros pág 431, 432).

Aquí vemos de manera clara que el juicio comienza en la iglesia y quienes debieran hacérselo saber al pueblo son los ministros.

También vemos que el juicio de los vivos es separación de fieles e infieles en la iglesia estará basado en separar de la iglesia el santuario a los que están en pecado, abominación sin gemir y clamar por las abominaciones que se hacen dentro de la iglesia de los que están gimiendo, clamando, siendo sellados por su fidelidad. “Matad a viejos, jóvenes, doncellas, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno. Pero no toquéis a ninguno que tenga la señal. Y empezad desde mi Santuario”. Empezaron, pues, desde los ancianos que estaban ante el templo” – Ezequiel 9:5,6.

“En 1844, nuestro gran Sumo Sacerdote entró en el lugar santísimo del santuario celestial para comenzar la obra del juicio investigador. Han estado siendo examinados delante de Dios los casos de los muertos justos. Cuando se complete esa obra, se pronunciará juicio sobre los vivientes. ¡Cuán preciosos, cuán importantes son estos solemnes momentos! Cada uno de nosotros tiene un caso pendiente en el tribunal celestial. Individualmente hemos de ser juzgados de acuerdo con lo que hicimos en el cuerpo. En el servicio simbólico, cuando la obra de expiación era realizada por el sumo sacerdote en el lugar santísimo del santuario terrenal, se demandaba que el pueblo afligiera su alma delante de Dios y confesara sus pecados para que pudieran ser expiados y borrados. ¿Se requerirá algo menos de nosotros en este día real de expiación, cuando Cristo, en el santuario de lo alto, está intercediendo a favor de su pueblo, y se ha de pronunciar en cada caso una decisión final e irrevocable.?”Mensajes Selectos Tomo 1 Pág 145-146.

En esta cita vemos claramente que el juicio de los vivos es lo que continúa inmediatamente de  los muertos, siendo la parte más importante que incumbe a cada uno de nosotros, debemos como individuos y pueblo obtener la experiencia que nos permitirá pasar el juicio de los vivos.

Gemir y Clamar para triunfar en el juicio de los Vivos

Comenta la inspiración de nosotros hoy: “Mientras que otros procuran arrojar un manto sobre el mal existente, y excusar la gran impiedad que prevalece por doquiera, los que tienen celo por el honor de Jehová y amor por las almas no callarán para obtener el favor humano.  Sus almas justas se afligen día tras día por las obras y conversaciones profanas de los impíos.  Son impotentes para detener el torrente de la iniquidad; de ahí que se llenen de pesar y alarma.  Lloran delante de Dios al ver la religión despreciada en los mismos hogares de aquellos que han tenido gran luz. Se lamentan y afligen sus almas porque en la iglesia hay orgullo, avaricia, egoísmo y engaño de casi toda clase.  El Espíritu de Dios, que inspira la reprensión, es pisoteado, mientras triunfan los siervos de Satanás.  Dios queda deshonrado, la verdad anulada.

Aquellos que no sienten pesar por su propia decadencia espiritual ni lloran sobre los pecados ajenos quedarán sin el sello de Dios.”  – Joyas de los testimonios tomo 2 pg. 65.

Esto es gemir queridos hermanos

  • sentir pesar por nuestra condición
  • orar,
  • llorar
  • y ayunar

Que la misericordia de nuestro Dios nos Perdone y que ponga su sello sobre nosotros y sobre nuestros hermanos.

CLAMAR

¿Qué es Clamar? Esto lo veremos con el ejemplo de Juan el Bautista leamos:

“Decía: ¡Arrepentíos, que el reino de los cielos se ha acercado! Cuando Juan vio que muchos fariseos y saduceos venían a su bautismo, les decía: “¡Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? “Producid frutos dignos de arrepentimiento,…” – Mateo 3:2, 7,8.

Natan también lo hizo: “Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: “Vive el Eterno que el que tal hizo es digno de muerte.” – 2 Samuel  12:5.

Elías es un vivo ejemplo – “Y Elías se acercó al pueblo, y les dijo: “¿Hasta cuándo vacilaréis entre dos opiniones? Si el Eterno es Dios, seguidlo. Y si Baal, id en pos de él”. Y el pueblo no respondió palabra.” –  1 Reyes 18:21.

Esto es verdaderamente clamar dar a conocer lo que está sucediendo en la iglesia, que dice Dios, decir las verdades tales como son con la palabra de Dios en la mano y darle al pecado su verdadero nombre porque Dios ordena si quieres ser sellado clama, “También se da la orden: “¡Clama a voz en cuello, no te detengas! ¡Eleva tu voz como trompeta! ¡Declara a mi pueblo su transgresión, a la casa de Jacob sus pecados!” Los que deben ser reconvenidos a causa de sus transgresiones no son los que constituyen el mundo impío, sino aquellos a quienes el Señor designa como “mi pueblo.” Dios dice además: “Y con todo, me buscan de día en día, y tienen deleite en aprender mis caminos, como si fuera nación que obra justicia, y que no abandona la ley de su Dios.” (Isaías 58:1, 2, V.M.) Aquí se nos presenta a una clase de personas que se creen justas y parecen manifestar gran interés en el servicio de Dios; pero la severa y solemne censura del Escudriñador de corazones prueba que están pisoteando los preceptos divinos”. –  Conflicto de los siglos pg.505.

“En estos pasajes se presenta claramente el deber de los siervos de Dios.  Ellos no pueden eximirse de cumplir fielmente su deber de reprender pecados y males entre el pueblo de Dios, aunque sea una tarea desagradable y no sea aceptada por el que yerra.  Pero en la mayor parte de los casos, el que es reprendido aceptaría la amonestación y oiría el reproche si no fuese que otros se interponen en el camino. Estos se acercan como simpatizantes y compadecen al que ha sido reprendido, y creen que deben defenderlo.  No ven que al Señor le desagrada el que hace mal, porque la causa del Señor ha sido herida y su nombre cubierto de oprobio.

Dios requiere que sus siervos anden en la luz y no se cubran los ojos para no discernir las obras de Satanás.  Deben estar preparados para amonestar y reprender a los que están en peligro por causa de sus sutilezas.  Satanás trabaja a diestra y siniestra para obtener ventajas.  No descansa.  Es perseverante y astuto.  Vela para aprovechar toda circunstancia y utilizarla en su guerra contra la verdad y los intereses del reino de Dios.  Es lamentable que los siervos de Dios, ante las trampas de Satanás, no ejerzan ni la mitad del cuidado que debieran ejercer.  En vez de resistir al diablo para que huya de ellos, muchos se inclinan a transigir con las potestades de las tinieblas.  – Joyas de los testimonios tomo 1 pg. 326. 

Final de Inconversos en la Iglesia

Dios nos ayude hermanos mientras gemimos y clamamos para honra de Dios y bien nuestro recibiendo a si el sello del Señor. Pero ¿qué pasa con todo los adventistas que no sean sellados o mejor dicho que sucederá con toda aquella masa, esa multitud de inconversos que están en la iglesia hoy? Ezequiel contesta; “Y a los otros oí que les dijo: “Pasad por la ciudad en pos de él, y matad sin lástima ni compasión. Matad a viejos, jóvenes, doncellas, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno. Pero no toquéis a ninguno que tenga la señal. Y empezad desde mi Santuario”. Empezaron, pues, desde los ancianos que estaban ante el templo”. – Eze. 9:5,6.

Oh mis hermanos lo que viene es terrible para el que no esté sellado, ¿ignoraremos entonces esto? Si querida iglesia aquellos que no giman y no clamen, aquellos que no obtengan la justicia de Cristo y no estén sellados serán destruidos, si serán muertos por los ángeles de Dios, el Espíritu de profecía comenta.

Los líderes infieles mueren primero

“Aquellos que no sienten pesar por su propia decadencia espiritual ni lloran sobre los pecados ajenos quedarán sin el sello de Dios.  El Señor ordena a sus mensajeros, los hombres que tienen las armas de matanza en la mano: “Pasad por la ciudad en pos de él, y herid; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia.  Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: mas a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario.  Comenzaron pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo.” (Eze. 9: 5, 6.)

Aquí vemos que la iglesia, el santuario del Señor, era la primera en sentir los golpes de la ira de Dios.  Los ancianos, aquellos a quienes Dios había brindado gran luz, que se habían destacado como guardianes de los intereses espirituales del pueblo, habían traicionado su cometido.  Habían asumido la actitud de que no necesitamos esperar milagros ni la señalada manifestación del poder de Dios como en tiempos anteriores. Los tiempos han cambiado.  Estas palabras fortalecen su incredulidad, y dicen: El Señor no hará bien ni mal. Es demasiado misericordioso para castigar a su pueblo.  Así el clamor de paz y seguridad es dado por hombres que no volverán a elevar la voz como trompeta para mostrar al pueblo de Dios sus transgresiones y a la casa de Jacob sus pecados.  Estos perros mudos que no querían ladrar, son los que sienten la justa venganza de un Dios ofendido… –  

Joyas de los testimonios tomo 2 pg.65, 66.

Esto lo dijo ya el profeta Isaías 56:11-12. “Sus guardas son ciegos, todos ignorantes, perros mudos, que no pueden ladrar; soñolientos, echados, amigos de dormir. Son perros comilones, insaciables, pastores sin entendimiento. Todos ellos miran a sus propios caminos, cada uno a su propia ganancia”. Isaías 56:10,11, en otras palabras debieran ser buenos guardianes como los perros en casa, deberían ladrar, dar la nota de peligro que se avecina a nosotros como pueblo pero como no lo hacen son como dice perros mudos.”

Aquí en esta cita encontramos los siguientes puntos:

1)      Ezequiel 9 se aplica a la iglesia hoy.

2)      Los que no sientan pesar por su propia decadencia espiritual ni lloran por los demás no serán sellados sino destruidos por los ángeles que tienen armas de matanzas.

3)      Este juicio no se llevaba a cabo en el mundo sino que Dios comienza primeramente en su iglesia, su pueblo. Esto lo aprueba el apóstol Pedro cuando dice: “Porque es tiempo de que el juicio empiece por la casa de Dios.  Y si empieza primero por nosotros, ¿cuál será el fin de los que no obedecen al evangelio de Dios?” – 1 Pedro 4:17.

4)      Y en el pueblo comienza primero con los ancianos, los ministros, lideres, directores quienes tienen mayor responsabilidad y luz.

5)      Ellos claman que Dios no hará esto y así gritan al pueblo paz y seguridad.

6)      Son dice la inspiración, perros mudos que no pueden ladrar.,

7)      Así todos los que no fueron sellados son muertos, mujeres, hombres viejos, vírgenes, jóvenes y niños todos perecen juntos por no haber haberse preparado ni limpiado su vida ante Dios, en la iglesia.

El pueblo infiel muere, viejos, mujeres, hombres, niños

  • “Hombres, jóvenes y niñitos, todos perecen juntos” – Joyas de los testimonios tomo 2 pg.65, 66.
  • ¿Quiénes siguen el consejo de Dios en este tiempo? ¿Son los que excusan virtualmente los yerros de entre el profeso pueblo de Dios, y quienes murmuran en su corazón, si no abiertamente, contra los que quisieran reprender el pecado? ¿Son aquellos que se les oponen y simpatizan con los que contemporizan con el mal?No, en verdad.  A menos que se arrepientan, y dejen la obra satánica de oprimir a los que tienen la preocupación de la obra, y de dar la mano a los pecadores de Sión, nunca recibirán el sello de la aprobación de Dios.  Caerán en la destrucción general de los impíos, representada por la obra de los hombres que llevaban armas.  Nótese esto con cuidado: Los que reciban la marca pura de la verdad, desarrollada en ellos por el poder del Espíritu Santo y representada por el sello del hombre vestido de lino, son los que “gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen” en la iglesia.  Su amor por la pureza y el honor y la gloria de Dios es tal, y tienen una visión tan clara del carácter excesivamente pecaminoso del pecado, que se los representa agonizando, suspirando y llorando.  Léase el capítulo noveno de Ezequiel.  – Joyas de los Testimonios tomo 1 pg. 336.
  • Pero la matanza general de todos los que no ven así el amplio contraste entre el pecado y la justicia, y no tienen los sentimientos de aquellos que siguen el consejo de Dios y reciben la señal, está descrita en la orden dada a los cinco hombres con armas: “Pasad por la ciudad en pos de él, y herid; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia. Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: mas a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario.”  (Eze. 9: 5,6.) – Joyas de los Testimonios tomo 1 pg. 336.
  • Jesús está por abandonar el propiciatorio del santuario celestial, para ponerse vestiduras de venganza, y derramar su ira en juicio contra aquellos que no han respondido a la luz que Dios les ha dado. “Porque no se ejecuta luego sentencia sobre la mala obra, el corazón de los hijos de los hombres está en ellos lleno para hacer mal.” (Ecle. 8: 11.) En vez de enternecerse por la paciencia y tolerancia que el Señor ha manifestado hacia ellos, los que no temen a Dios ni aman la verdad fortalecen su corazón en la mala conducta.  Pero aún la tolerancia de Dios tiene límites, y muchos están superándolos.  Han sobrepasado los límites de la gracia, y por lo tanto Dios debe intervenir y vindicar su propio honor. – Joyas de los Testimonios tomo 2 pg. 62.

El juicio de los VIVO lo ejecutan los ángeles

Vemos pues que a Juan Apo. 7, se le mostró cuantos en la iglesia serian sellados, antes del soplar de los vientos – la marca de la bestia, la ley dominical. A Ezequiel (9) en cambio se le mostró que hay que hacer para ser sellados y que sucederá con los que no sean sellados en la iglesia-Jerusalén su pueblo, sí ellos serán muertos por los ángeles del Señor.

Concluimos que Ezequiel nueve es el comienzo del juicio de los vivos en la iglesia o sea lo que escribió Mateo 13:30 y 39. Cuando dice: “‘Dejad crecer juntos lo uno y lo otro hasta la siega. Y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla, pero juntad el trigo en mi granero… “El enemigo que la sembró es el diablo, la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles”.

Estos ángeles de Mateo 13 son los que en Ezequiel 9 destruyen y el espíritu de profecía afirma: “El tiempo de la siega determinará plenamente el carácter de las dos clases especificadas bajo el símbolo de la cizaña y el trigo.  La obra de separación es dada a los ángeles de Dios; no se la encomienda a las manos de algún hombre”. – Testimonio para los ministros pg. 47.

A los ángeles se les dijo, Y les dijo: “Contaminad la casa, llenad los atrios de muertos. Id”. Así, salieron a matar en la ciudad”. –  Ezequiel 9:7.

El que preside sobre su iglesia y los destinos de las naciones, está llevando adelante la última obra que debe realizarse en favor de este mundo. A sus ángeles les da la comisión de ejecutar sus juicios.” – Testimonio para ministros pg. 431,432.

Es juicio de los Vivos en la iglesia es una Matanza es Literal por ángeles

Concluye diciendo la inspiración, “Estudiad el capítulo 9 de Ezequiel estas palabras se cumplirán literalmente…” – Manuscritos liberados tomo 1 pg. 260.

Ejemplo de eventos literales:

  • El diluvio fue literal
  • La destrucción de Sodoma y Gomorra fue literal
  • La destrucción de Jerusalén en varias ocasiones fue literal
  • La muerte de 185 hombres en los días de Judá fue literal

Hemos dicho que  Dios sella144,000 hoy en la iglesia, únicamente los que gimen y claman, ángeles de Dios no hombres o seres humanos son angeles los que ejecutan sus juicios.

“Solemnes son las escenas relacionadas con la obra final de la expiación.  Incalculables son los intereses que ésta envuelve.  El juicio se lleva ahora adelante en el santuario celestial.  Esta obra se viene realizando desde hace muchos años.  Pronto nadie sabe cuándo- les tocará ser juzgados a los vivos.  En la augusta presencia de Dios nuestras vidas deben ser pasadas en revista.  En éste más que en cualquier otro tiempo conviene que toda alma preste atención a la amonestación del Señor: 545 “Velad y orad: porque no sabéis cuándo será el tiempo.” “Y si no velares, vendré a ti como ladrón, y no sabrás en qué hora vendré a ti.” (S.  Marcos 13:33; Apocalipsis 3:3) – Conflicto de los siglos pg. 544,545.

Juicio de los vivos

Parte 3

El juicio de los Vivos de Dios comienza en la iglesia dicho por la voz de otros profetas.

  • “Porque mandaré que la casa de Israel sea zarandeada entre todas las naciones, como se zarandea el grano en una criba, y no cae un granito en tierra. A espada morirán todos los pecadores de mi pueblo, los que dicen: ‘No se acercará, ni nos alcanzará el mal”‘. – Amos 9:9,10.

En esta escritura se ve que Dios zarandeara a la iglesia y al final de ese tremendo y terrible zarandeo mata a los pecadores de su pueblo.

“El zarandeo de Dios avienta multitudes como hojas secas.” -1 Joyas de los Testimonios pg.  480.

“La paja será llevada por el viento como una nube, aun de lugares donde sólo vemos terrenos de rico trigo.” – Eventos de los últimos días pg. 184.

“Pronto los hijos de Dios serán probados por intensas pruebas, y muchos de aquellos que ahora parecen ser sinceros y fieles resultarán ser vil metal…” – – Eventos de los últimos días pg. 184.

  • “Ved, el Eterno vendrá con fuego, y sus carros como torbellino, para descargar su ira con furor, y su reprensión con llama de fuego. Porque el Eterno juzgará con fuego y espada a todo hombre, y muchos serán los muertos por el Eterno. Los que se santifican y se purifican en los huertos, uno tras otro, los que comen carne de puerco, culebras y ratones; juntos serán talados —dice el Eterno.” – Isa. 66:15-17.

Dios derramara su ira contra su pueblo. Este es un juicio con “fuego y espada”. Aquí hay muerte. Es claro en decir que habrán muchos muertos.

Dice la inspiración sobre la espada:

“Y vi que el Señor le estaba sacando filo a su espada en el cielo para segarlos. ¡Ojala que toda persona que profesa tibiamente su creencia pudiese comprender la obra de limpieza que Dios está por realizar entre su pueblo profeso! Estimados amigos, no os engañéis acerca de vuestra condición. No podéis engañar a Dios. Dice el Testigo Fiel: “Conozco tus obras” (Apoc. 3:1).” – Testimonio para la iglesia tomo 1 pg. 175.

  • “En ese día los cantores del templo gemirán —dice el Señor, el Eterno—. Muchos serán los cadáveres, en todo lugar los echarán en silencio”. – Amos 8:3.

Esta profecía declara que la alegría falsa desaparecerá y muchos moriran, sus cadáveres serán multiplicados.

“Pero la matanza general de todos los que no ven así el amplio contraste entre el pecado y la justicia, y no tienen los sentimientos de aquellos que siguen el consejo de Dios y reciben la señal, está descrita en la orden dada a los cinco hombres con armas: “Pasad por la ciudad en pos de él, y herid; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia.  Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: mas a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario.”  (Eze. 9: 5,6.) – Joyas de los Testimonios tomo 1 pg. 336.

  • ” El profeta dice: “¿Pero quién es capaz de soportar el día de su advenimiento? ¿y quién podrá estar en pie cuando él apareciere? porque será como el fuego del acrisolador, y como el jabón de los bataneros; pues que se sentará como acrisolador y purificador de la plata; y purificará a los hijos de Leví, y los afinará como el oro y la plata, para que presenten a Jehová ofrenda en justicia.” (Malaquías 3: 2, 3, V.M.)

Sobre este evento la inspiración dice:

“Los que vivan en la tierra cuando cese la intercesión de Cristo en el santuario celestial deberán estar en pie en la presencia del Dios santo sin mediador. Sus vestiduras deberán estar sin mácula; sus caracteres, purificados de todo pecado por la sangre de la aspersión. Por la gracia de Dios y sus propios y diligentes esfuerzos deberán ser vencedores en la lucha con el mal. Mientras se prosigue el juicio investigador en el cielo, mientras que los pecados de los creyentes arrepentidos son quitados del santuario, debe llevarse a cabo una obra especial de purificación, de liberación del pecado, entre el pueblo de Dios en la tierra.” –Conflicto de los siglos pg. 477,478.

  • “¿Se avergonzaron de haber hecho abominación? No se avergonzaron, ni supieron avergonzarse. Por eso caerán, entre los que van a caer. Cuando los castigue, caerán —dice el Eterno—. Los cortaré del todo —dice el Eterno—. No quedarán uvas en la vid, ni higos en la higuera. Caerá la hoja, y lo que les he dado, les será quitado”. – Jeremías 8:12,13.

La inspiración nos dice:

“Muchos se engañan con respecto a su verdadera condición ante Dios. Se felicitan por los actos reprensibles que no cometen, y se olvidan de enumerar las obras buenas y nobles que Dios requiere, pero que ellos descuidan de hacer. No basta que sean árboles en el huerto del Señor. Deben corresponder a lo que Dios espera de ellos, llevando frutos. Dios los hace responsables de todo el bien que podrían haber realizado, sostenidos por su gracia. En los libros del cielo sus nombres figuran entre los que ocupan inútilmente el suelo. Sin embargo, aun el caso de tales personas no es del todo desesperado.” – Conflicto de los siglos pg. 659,660.

“Cuando llegue el tiempo de la prueba, los que hayan seguido la Palabra de Dios como regla de conducta, serán dados a conocer. En verano no hay diferencia notable entre los árboles de hojas perennes y los que las pierden; pero cuando vienen los vientos de invierno los primeros permanecen verdes en tanto que los otros pierden su follaje. Así puede también que no sea dado distinguir actualmente a los falsos creyentes de los verdaderos cristianos, pero pronto llegará el tiempo en que la diferencia saltará a la vista. Dejad que la oposición se levante, que el fanatismo y la intolerancia vuelvan a empuñar el cetro, que el espíritu de persecución se encienda, y entonces los tibios e hipócritas vacilarán y abandonarán la fe; pero el verdadero cristiano permanecerá firme como una roca, con más fe y esperanza que en días de prosperidad.” – Conflicto de los siglos pg. 659,660.

Esta profecía dice que los cortara del todo.

  • “Porque cualquier israelita o extranjero que resida en Israel, que se haya apartado de andar en pos de mí, y haya puesto ídolos en su corazón, y colocado ante sí tropiezos de su maldad, y venga al profeta a preguntarle por mí, yo, el Eterno, le responderé por mí mismo. Y pondré mi rostro contra ese hombre, lo pondré por señal y escarmiento, y lo cortaré de entre mi pueblo. Y sabréis que Yo Soy el Eterno.” – Eze. 14:7,8.
  • “Extenderé mi mano contra Judá, y contra todo habitante de Jerusalén. Exterminaré de este lugar el resto de Baal, y el nombre de los sacerdotes idólatras,” – Sofonias 1:4.

Todos los que estén en apostasía, adorando a baal caerán, serán cortados.

Dios nos dice que cortara al hombre falso, hipócrita, pagano de entre su pueblo.

  • “En aquel día —dice el Eterno Todopoderoso—, eliminaré del país el nombre de los ídolos, y nunca más serán recordados. También cortaré de la tierra a los profetas y el espíritu impuro. Y cuando alguno profetice, su padre y su madre que lo engendraron le dirán: ‘No vivirás, porque has hablado mentira en el Nombre del Eterno’. Y su padre y su madre que lo engendraron lo apuñalarán cuando profetice. En aquel tiempo, todo profeta se avergonzará de su visión cuando profetice, y nunca más se vestirán de manto velloso para mentir.” – Zac. 13:2-4.

En ese día del juicio de los vivos Dios se encargara de quitar, cortar, matar a todos los falsos maestros, profetas, ministros, lideres, nadie mas mentira al verdadero pueblo de Dios.

En esta escritura en alta voz nos dice que el juicio viene contra aquellos mundanos, satánicos, adúlteros, mentirosos, los que roban al pueblo, a la viuda, al extranjero.

 “Aquí vemos que la iglesia, el santuario del Señor, era la primera en sentir los golpes de la ira de Dios.  Los ancianos, aquellos a quienes Dios había brindado gran luz, que se habían 66 destacado como guardianes de los intereses espirituales del pueblo, habían traicionado su cometido.  Habían asumido la actitud de que no necesitamos esperar milagros ni la señalada manifestación del poder de Dios como en tiempos anteriores.  Los tiempos han cambiado.  Estas palabras fortalecen su incredulidad, y dicen: El Señor no hará bien ni mal.  Es demasiado misericordioso para castigar a su pueblo.  Así el clamor de paz y seguridad es dado por hombres que no volverán a elevar la voz como trompeta para mostrar al pueblo de Dios sus transgresiones y a la casa de Jacob sus pecados. Estos perros mudos que no querían ladrar, son los que sienten la justa venganza de un Dios ofendido.  Hombres, jóvenes y niñitos, todos perecen juntos.” – Joyas de los testimonios tomo 2 pg. 65,66.

Pocos que quedaran después de la limpieza / Matanza en la iglesia

Eze. 9: 7,8  – “Y les dijo: “Contaminad la casa, llenad los atrios de muertos. Id”. Así, salieron a matar en la ciudad.Cuando estaban matando, yo quedé solo. Me postré sobre mi rostro, y clamé: “¡Señor, Eterno! ¿Destruirás a todo el resto de Israel derramando tu ira sobre Jerusalén?”

Notemos que después de la matanza Ezequiel en la profecía,

  • Quedo solo, este representa que son pocos los que quedaran después de la matanza.
  • Ezequiel pregunto, ¿destruirás a todos? Por medio de otro profeta nos contesta:

“Los ojos del Señor, el Eterno, están contra el reino pecador, y yo lo asolaré de la tierra. Aunque no destruiré del todo la casa de Jacob —dice el Eterno.” – Amos 9:8.

“El verdadero pueblo de Dios, que toma a pecho el espíritu de la obra del Señor y la salvación de las almas, verá siempre al pecado en su verdadero carácter pecaminoso.  Estará siempre de parte de los que denuncian claramente los pecados que tan fácilmente asedian a los hijos de Dios.  Especialmente en la obra final que se hace en favor de la iglesia, en el tiempo del sellamiento de los ciento cuarenta y cuatro mil que han de subsistir sin defecto delante del trono de Dios, sentirán muy profundamente los yerros de los que profesan ser hijos de Dios. Esto lo expone con mucho vigor la ilustración que presenta el profeta acerca de la última obra, bajo la figura de los hombres que tenían sendas armas destructoras en las manos. Entre ellos había uno vestido de lino que tenía a su lado un tintero. “Y díjole Jehová: Pasa por medio de la ciudad, por medio de Jerusalem, y pon una señal en la frente a los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella.” (Eze. 9:4.) – Joyas de los testimonio tomo 1 pg. 335.

La maldad en la iglesia es Grande

Versículo 9 – Me respondió: “La maldad de Israel y de Judá es sobremanera grande. El país está lleno de crímenes, y la ciudad llena de perversidad; porque han dicho: ‘El Eterno abandonó el país, y no ve’.

Dios creó al hombre para su gloria.  No soportará, no puede soportar la presencia del pecado en su dominio. Si en la iglesia hay individuos que están pecando voluntariamente contra Dios, hay que echar mano de todo medio posible para llevarlos al arrepentimiento.  Si no se hace esto se deshonra el nombre de Dios.  El es demasiado puro para aprobar la iniquidad…  – Alza tus ojos pg. 14.

En el tiempo en que su ira se manifieste con castigos, estos humildes y consagrados discípulos de Cristo se distinguirán del resto del mundo por la angustia de su alma, expresada en lamentaciones y lloros, reproches y amonestaciones.  Mientras que otros procuran arrojar un manto sobre el mal existente, y excusar la gran impiedad que prevalece por doquiera, los que tienen celo por el honor de Jehová y amor por las almas no callarán para obtener el favor humano.  Sus almas justas se afligen día tras día por las obras y conversaciones profanas de los impíos.  Son impotentes para detener el torrente de la iniquidad; de ahí que se llenen de pesar y alarma.  Lloran delante de Dios al ver la religión despreciada en los mismos hogares de aquellos que han tenido gran luz. Se lamentan y afligen sus almas porque en la iglesia hay orgullo, avaricia, egoísmo y engaño de casi toda clase.  El Espíritu de Dios, que inspira la reprensión, es pisoteado, mientras triunfan los siervos de Satanás.  Dios queda deshonrado, la verdad anulada. – Joyas de los testimonios tomo 2 pg. 65.

¿Cuál es nuestra condición en este tremendo y solemne tiempo? ¡Ay! ¡Cuánto orgullo prevalece en la iglesia, cuánta hipocresía, cuánto engaño, cuánto amor al vestido, la frivolidad y las diversiones, cuánto deseo de supremacía! Todos estos pecados han nublado las mentes, de modo que no han sido discernidas las cosas eternas. ¿No escudriñaremos las Escrituras para que podamos saber dónde estamos en la historia de este mundo? ¿No llegaremos a entender plenamente la obra que se está efectuando para nosotros en este tiempo y el puesto que nosotros, como pecadores, debiéramos ocupar mientras se lleva a cabo esta obra de expiación? Si tenemos alguna preocupación por la salvación de nuestra alma, debemos efectuar un cambio decidido. Debemos buscar a Dios con verdadera contrición; con profunda contrición de alma debemos confesar nuestros pecados para que puedan ser borrados. – Mensaje Selectos tomo 1 pg. 146.

Dios demanda un reavivamiento y una reforma espirituales. A menos que suceda esto, los que son tibios serán cada vez más detestables para el Señor hasta que él rehúse reconocerlos como a sus hijos. – Mensaje Selectos tomo 1 pg. 149.

Por lo tanto Satanás resolvió valerse de un procedimiento más suave.  Ya había corrompido las doctrinas de la Biblia, e iban arraigándose profundamente las tradiciones que habían de perder a millones de personas.  Refrenando su odio, resolvió no excitar a sus vasallos a tan acerba persecución, sino inducir a la iglesia a que disputara sobre varias tradiciones, en vez de la fe entregada una vez a los santos.  En cuanto logró Satanás que la iglesia aceptase favores y honores del mundo su pretexto de recibir beneficios, principió a perder ella el favor de Dios.  Se fue debilitando en poder al rehuir declarar las auténticas verdades que eliminaban a los amadores del placer y a los amigos del mundo.

La iglesia no es ahora el apartado y peculiar pueblo que era cuando los fuegos de la persecución estaban encendidos contra ella. ¡Cuán empañado está el oro! ¡Cuán transmutado el oro fino!  Vi que si la iglesia hubiese conservado siempre su carácter peculiar y santo, todavía permanecería en ella el poder del Espíritu Santo que recibieron los discípulos.  Sanarían los enfermos, los demonios serían reprobados y echados, y la iglesia seria potente, y un terror para sus enemigos. Primeros Escritos pg. 226,227.

 

“El que preside sobre su iglesia y los destinos de las naciones, está llevando adelante la última obra que debe realizarse en favor de este mundo. A sus ángeles les da la comisión de ejecutar sus juicios.  Despierten los ministros, háganse cargo de la situación. La obra del juicio comienza en el santuario. “Y he aquí que seis varones venían del camino de la puerta de arriba que está vuelta al aquilón, y cada uno traía en su mano su instrumento para destruir y, entre ellos, había un varón vestido de lienzos, el que traía a su cintura una escribanía de escribano, y entrados paráronse junto al altar de bronce”.  Leed Ezequiel 9: 2-7.  El mandato es: “Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: mas a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario.  Comenzaron pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo”  Dijo Dios: “El camino de ellos tornaré sobre su cabeza”.”  – Testimonio para los ministros pg. 431.

Recalcamos que cuando hablamos o mencionamos juicio de los vivos nos referimos a la separación de trigo y cizaña entre los vivos en el santuario terrenal, la iglesia

¿Estamos listos para enfrentar el juicio que se llevará a cabo en la iglesia, hermanos?

“Hijo de Adán, así dice el Señor, el Eterno, a la tierra de Israel: El fin, el fin viene sobre los cuatro extremos del país. Ahora será el fin sobre ti. Enviaré sobre ti mi enojo, te juzgaré según tus caminos, y pondré sobre ti todas tus abominaciones. Mi ojo no te perdonará, ni tendré piedad de ti; antes pondré sobre ti tus caminos, y en medio de ti estarán tus abominaciones. Y sabréis que Yo Soy el Eterno”. Así dice el Señor, el Eterno: “Desastre tras desastre viene. Viene el fin, el fin viene. Se ha despertado contra ti. Ya viene. La condenación viene sobre ti, oh habitante del país. El tiempo viene, cerca está el día. Día de alboroto, y no de alegría sobre los montes. Estoy por derramar mi ira sobre ti, y cumplir en ti mi enojo. Te juzgaré según tus caminos, y pondré sobre ti tus abominaciones. Y mi ojo no tendrá compasión, ni perdonará. Te retribuiré según tu conducta y tus prácticas abominables. Y sabréis que Yo Soy el Eterno, que castiga.” – Eze. 7:2-9.

Dios nos ayude a prepararnos para este juicio, el juicio de los vivos en la iglesia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s